Estructura tu propio plan de negocio adecuadamente

Ante la moda de emprender negocios, no suelo encontrarme con planificaciones realmente buenas. Creo que está habiendo un fallo de base muy gordo y pensamos sólo en conseguir dinero, no en cómo hacer funcionar una empresa. Es obvio que lo primero que queremos es recuperar la inversión invertida, pero esto no funciona así ¿Quieres hacer tu propio plan de negocio?

1. Resumen

Este es el primer paso en lo que a toda planificación de empresa se refiere. En este punto analizaremos qué es lo que necesitamos: dinero, financiaciones, necesidades, etc. Por otro lado, establecemos los objetivos que queremos alcanzar, como las ventas, posiciones, clientes, etc.

Esta fase se completará más adelante, ya que sólo se trata de una introducción o aproximación de la idea inicial del plan. No os preocupéis, ya nos ocuparemos de ello más adelante.

persona responsable

2. Negocio

Aquí describiremos todo lo que tenga que ver con nuestro negocio, ya sea cualquier producto o servicio que pongamos en circulación, como nuestra política de empresa, los ideales y principios de la empresa, etc. Estaría bien hacer un brain storming en este momento, ya que nos viene bien para ampliar nuestra búsqueda.

3. Estudio de mercado

Algo que no puede faltar en ninguna planificación empresarial o de negocio inicial. El estudio de mercado viene a ser el análisis del cliente potencial, demanda de producto, actividad en el sector, competencia; todo aquello que nos servirá como empresa. Este estudio de mercado debe ser favorable, de lo contrario no merece la pena empezar nada.

Mi opinión personal es que no os guieis por vuestro instinto en este apartado, dejad a los profesionales que hagan su trabajo.

4. Estudio de competencia

Viene a ser lo mismo que el estudio de mercado, pero la diferencia radica en que nos centramos en las empresas que realizan la misma actividad que nosotros. La estudiaremos para saber qué ofrecerle al cliente, cuáles son sus puntos fuertes o débiles, qué podemos mejorar, etc.

Si tenemos información valiosa acerca de la competencia, significa que podemos mejorarles y ganarles en su terreno. Por ello es tan importante estudiarles.

 5. Estrategias

Por ahora, nos centraremos en vender y en promocionar, es decir, ventas y marketing. Debemos planificar todas las acciones idóneas para conseguir que nuestro producto llegue a las personas y transformar a éstas en clientes. Esto no va a ser nada fácil, y, cuidado: no os va a servir cualquier estrategia de marketing.

Acudid a una agencia de marketing para estos fines porque son los mejores en hacer atractivo un producto y diferenciarlo de los demás.

6. Financiación

Quizás, es la peor parte de todas, ya que tenemos que prestar atención a miles de datos económicos y predicciones que no nos va a gustar escuchar. La empresa va a necesitar de un capital importante, pero siempre va a estar sujeta a alguna financiación, ya sea por un banco o por otra entidad.

La financiación, al fin y al cabo, es necesaria para que la empresa perviva durante muchos años, ya que vamos a tener muchos gastos que nos van a atar la soga al cuello. En este sentido, hasta que no estemos asentados, no vamos a convertir los gastos en beneficios, o, incluso, a reducirlos.

7. Responsabilidad

Todo está en la cabeza. Da igual que seas un genio de las finanzas o no, hay que saber asumir la posición que uno tiene cuando crea una empresa: tienes que asumir la responsabilidad íntegra de todo lo malo que ocurra, como de todo lo bueno que surja. Por ello, para poder emprender hay que ser una persona responsable.

Cerrar menú